NACIMIENTO Y ADORACIÓN

 

Un niño berrea en la noche oscura,

la historia madura se ha partido en dos.

 

Y un buey y un burrito retienen su aliento

ante el Dios con hambre que recién nació.

 

Y una madre virgen le ofrece su pecho,

ofrece su leche al Verbo de Dios,

y acuna en sus brazos el misterio inmenso,

al Dios que en su seno, rostro le tejió.

 

¡Niño Dios y hombre, te quiero adorar!

 

¡Niño Dios y hombre, te quiero adorar!

 

¡Niño Dios y hombre, te quiero adorar!

 

Visite www.miscancionescatolicas.com